El clima interior no tiene que adaptarse al musgo, más bien al revés. El musgo se adapta a su entorno y regula de forma independiente la humedad en la habitación para adaptarse a sus necesidades. Los musgos sólo deben estar expuestos a la circulación normal del aire.